Forgot Password

Language:
  • en
  • ru
  • fr
  • fr
Currency :
0 $0.00
my cart: 0 item(s)- $0.00

Coediciones

1 item

  • Coediciones

    Calibán y la bruja

    $25.00

    Silvia Federici

     

    En el pasado, la persecución de mujeres y hombres bajo el cargo de brujería era un fenómeno que normalmente los historiadores consideraban como algo limitado a Europa. Hoy en día, sin embargo, se admite que la acusación de adoración al Diablo también jugó un papel clave en la colonización de la población aborigen americana. También en el Nuevo Mundo la caza de brujas  constituyó una estrategia deliberada, utilizada por las autoridades con el objetivo de infundir terror, destruir la resistencia colectiva, silenciar a comunidades enteras y enfrentar a sus miembros entre si. También fue una estrategia de cercammiento que, según el contexto, podía consistir en cercamientos de tierra, de cuerpos o relaciones sociales. Al igual que Europa, la caza de brujas fue, sobre todo, un medio de deshumanización y, como tal, la forma paradigmática de represión que servía para justificar la esclavitud y el genocidio.

    La caza de brujas no destruyó la resistencia de los colonizados. Debido, fundamentalmente, a la lucha de las mujeres, el vínculo de los indios americanos con la tierra, las religiones locales  y la naturaleza sobrevivieron a la persecusión, proporcionando una fuente de resistencia anticolonial y anticapitalsita durante más de 500 años. Esto es extremadamente importante para nosotros en un momento de renovada conquista de los recursos y de las formas de existencia de los pueblos indígenas; debemos repensar el modo en que los conquistadores batallaron para dominar a aquellos a quienes colonizaban y que fue lo que permitói a estos últimos subvertir este plan contra la destrucción de su universo social y físico, creando una nueva realidad histórica.

X