Forgot Password

Language:
  • en
  • ru
  • fr
  • fr
Currency :
0 $0.00
my cart: 0 item(s)- $0.00

Biografía

12 items

  • Antropología

    Los Fulni-ô: lo sagrado del secreto

    $25.00

    Jorge Hernández Díaz

    Los derechos indígenas reconocidos en la Constitución de 1988 representan una conquista histórica que cambió substancialmente el destino de los pueblos indígenas de Brasil. Por mucho tiempo los grupos del nordeste fueron olvidados o pasaron desapercibidos pues se consideraba que en aquella región ya no había poblaciones autóctonas, ello fue debido a la cercanía y al contacto intenso y constante entre grupos y la sociedad nacional, así como a la adopción por parte de los primeros de aspectos culturales de la sociedad mayoritaria. Entre estos factores que contribuyeron en esta tendencia también se puede considerar la política indigenista del Estado brasileño (Oliveira, 1998). Así, se hablaba de poblaciones extintas, de remanescentes o descendientes de indios (Arruti, 2004), pero hoy también se habla de los pueblos resurgidos, nuevas identidades están siendo afianzadas y en donde existe un patrón cultural común (Reesink, 2000). Para esto, los Fulni-ô son un claro referente. El caso de los Fulni-ô es singular al haber sido los primeros de esta región en ser reconocidos como indios por el Estado brasileño a inicios del siglo XX. Aunque las miradas de los indigenistas brasileños estaban colocadas en otras regiones del país, a mediados de los 20, cuando el órgano indigenista oficial empezó a actuar en el noreste bajo la presión del reconocimiento, se consideró a los Fulni-ô como un caso excepcional, presentándose como el paradigma del nordeste indígena (Secundino, 2000:44), como el único grupo de la región que mantenía señales evidentes de aspectos diacríticos, que los diferenciaban de os habitantes más próximos: hablaban una lengua propia (el ia-tê), practicaban rituales que estaban vedados para los extraños y ostentaban reglas restrictivas para casamientos interétnicos. Así, los Fulni-ô se4 convirtieron en ejemplo para otros grupos como los Pankararu y Kambi Wá que también consiguieron su reconocimiento en la primera mitad del siglo XX, en 1937 y 1953 respectivamente (Arruti, 1999; Barbosa, 1991; Secundino, 2000).

  • Biografía

    Mi sueño era ser pintor

    $25.00

    Davide Matrone

    En esta publicación el autor describe muy bien a Monseñor Leonidas Proaño que quiso ser pintor, que guardó en su corazón ese sueño, que acariciaba con el alma tantos rostros sufrientes, que nunca quiso traicionar a los pobres.

    A not very known facet of Monseñor Leonidas Proaño . That man that wanted to be a painter, who kept in his heart this dream to help the poor and the afflicted.

  • Biografía

    Mi sueño era ser pintor (PDF)

    $17.50

    La versión digital o en pdf no autoriza la impresión. Es exclusivamente para leer en dispositivos digitales.

    Davide Matrone

    En esta publicación el autor describe muy bien a Monseñor Leonidas Proaño que quiso ser pintor, que guardó en su corazón ese sueño, que acariciaba con el alma tantos rostros sufrientes, que nunca quiso traicionar a los pobres.

    A not very known facet of Monseñor Leonidas Proaño . That man that wanted to be a painter, who kept in his heart this dream to help the poor and the afflicted.

  • Antropología

    Petróleo, lanzas y sangre

    $30.00

    Jorge Viteri Toro

    Este libro es singular: es el diario de un obrero petrolero. Una bitácora indispensable para entender la historia de la extracción petrolera en el Ecuador. Jorge Viteri Toro, de viva voz, cuenta cómo se festejó, en los años sesenta, que brotara petróleo de las entrañas de la tierra y, luego de cuarenta años de trabajo. Miguel Ángel Cabodevilla dice, sobre este texto, lo siguiente: “por eso es tan significante el libro de Viteri, porque los protagonistas son, antes que nada, no las cifras o los cálculos de macroeconomía, de mercados, no la demagógica politiquería de los discursos al uso, sino llanamente las gentes concretas que pueblan sus páginas. Ahí reside la originalidad de su relato. Se cuenta lo que se ha vivido a pie de selva, lejos de los despachos o tribunas, con nombres y fechas; se lo hace con la subjetividad exclusiva mirada del personal. Y, claro, está, el punto de vista construye el relato; incluso en la historia. Si del gran iceberg petrolero se reflejan siempre los números grandiosos de la producción o el desastre. Viteri nos lleva de la mano hacia el fondo, a la letra menuda, a su base desconocida de anónimos pioneros selváticos La parte sumergida del iceberg, la cara oculta de la supuestamente brillante luna petrolera. Lo que nunca se ha visto, ni se sabe, ni siquiera ha interesado saber”.

X